Iñigo Marquina es Ingeniero industrial por la Universidad del País Vasco y MBA por el IESE de Barcelona.

Socio fundador de Evocalia, su foco profesional es el desarrollo de directivos y equipos y la facilitación de los procesos de cambio de las organizaciones. Durante los últimos 15 años ha dirigido o participado en Proyectos de desarrollo y cambio en más de 100 Organizaciones distintas.

Iñigo se ha formado en coaching con el "Behavioural Coaching Institute" de Sidney, en "Relaciones grupales e individuales en las organizaciones" con el Tavistock Institute de Londres, en "Psicodrama y técnicas activas" con el International Institute of Humans Relations Dean and Doreen Elefthery, además de otros programas cortos de desarrollo con Külpp & partners, Hakomi Institute...

Anteriormente a su desempeño como consultor y coach, trabajó como directivo en el sector industrial, en funciones variadas –ventas, control de gestión, operaciones, dirección de fábrica- y entornos culturales diversos -España y Reino Unido-, lo que sin duda enriqueció su perspectiva sobre las organizaciones empresariales.

Ha organizado conferencias y dirigido cursos de verano siempre sobre el tema de las personas en las organizaciones.

--

Presentación

Comunidades de aprendizaje
Hablaremos de las Comunidades de aprendizaje como un proceso con el que desarrollar capacidades de liderazgo y de dirección de personas para el mundo de la empresa.

Qué son las Comunidades, por qué es un proceso valioso y cómo se articulan.

La respuesta tiene que ver con hacer de las Comunidades un espejo en el que mirarnos.

También con probar, con entrenar... y tener un espacio seguro en el que compartir progresos y dificultades.

 

Tres capacidades de liderazgo
Hay otras igual de importantes –por ejemplo la escucha, la generación de sentido compartido o el desarrollo de otros, también esa capacidad de la que nos hablará Jeff Clanon de elegir el "stance" adecuado para cada interacción- pero quiero dirigir nuestra atención hacia tres de las que a veces no hablamos:


? Construir espacios seguros.
Hay comunicación cuando sentimos que hay espacios seguros, en los que podemos hablar de lo que verdad importa –o nos importa- sin sentirnos amenazados.


? Insuflar energía positiva.
Es evidente que el nivel de energía es importante, podemos pensar en todo aquello que nos la da o nos la quita; también nosotros damos o quitamos energía a los que están en nuestro entorno.
Cada persona, cada Organización tiene su modo particular de dar y quitar energía


? Reconocimiento.
De esta hablamos más, pero ¿Entendemos su importancia? ¿Es algo que hacemos- la palmadita en el hombro- o una capacidad que tenemos? Hablaremos de por qué es un componente fundamental en la vida de los equipos y las Organizaciones.