Aprendió a jugar a los 13 años en el colegio y con 19 años de edad, se convirtió en campeón absoluto de Guipúzcoa y seis años más tarde, en 1981, consiguió el título de Maestro FIDE. En 1983, el diario Deia le contrata como enviado especial en los duelos Kaspárov-Korchnói y Smyslov-Ribli (Londres).

De Deia Leontxo pasó a la Agencia France Presse, la Agencia EFE y La Gaceta del Norte; después trabajó para la Cadena SER y, finalmente, para El País —en 1985 fue enviado especial durante dos meses y medio para el segundo duelo Kaspárov-Kárpov, en Moscú y ahora tiene una columna diaria en este periódico— y en Radio Nacional de España (1986).

Durante el Mundial Kaspárov-Kárpov de Sevilla 1987 presentó diariamente 50 programas especiales en TVE. En 1990-1991 dirigió y presentó la serie En Jaque, de 39 programas, emitida por TVE (1990-1991), y produjo con Kaspárov la colección La pasión del ajedrez, que contenía 64 fascículos y 25 vídeos, en la Editorial Salvat (1998-1999).

Leontxo dirigió durante diez años la revista Jaque (1991-2001) y ha dado conferencias de ajedrez en numerosos países. Ha retransmitido en múltiples ocasiones los comentarios ajedrecísticos en los más importantes torneos internacionales. Desde 2007 Leontxo tuvo una sección fija (los domingos, a las 09.20) en el popular programa No es un día cualquiera, con Pepa Fernández, de Radio 1 (RNE). En 2014 ha comenzado su colaboración con el programa "A vivir que son dos días" que emite la Cadena Ser los fines de semana.

 

Ponencia

CÓMO FUNCIONA EL CEREBRO DE UN AJEDRECISTA

Los ajedrecistas juegan a ciegas (sin ver el tablero); se enfrentan a 25 rivales a la vez y luego recuerdan todas las jugadas; pueden hacer dos movimientos por segundo en partidas rápidas; analizan y toman muchas decisiones en luchas mentales de seis horas sin perder concentración; calculan 10 o 15 jugadas, crean constantemente estrategias y descubren ideas tácticas. ¿Cómo logran todo eso? ¿Cómo incluso los niños pueden adquirir esas habilidades? Adriana Salazar y Leontxo García, expertos de gran prestigio internacional, lo explicarán con demostraciones prácticas y argumentos científicos. Los asistentes a la conferencia podrán ver cómo funciona el cerebro de un ajedrecista.

 

Conferencia

Divertirse aprendiendo a pensar

Estudios científicos y numerosas experiencias en colegios de países muy diversos durante un siglo demuestran la gran utilidad pedagógica del ajedrez. Los alumnos desarrollan más la inteligencia y mejoran sus resultados académicos, sobre todo en matemáticas y comprensión lectora. Además, el ajedrez educativo desarrolla al menos cinco de las ocho inteligencias de Gardner y una larga lista de valores. También hay indicios científicos sólidos de su utilidad terapéutica para retrasar el envejecimiento cerebral, rehabilitar funciones cognitivas en drogadictos, estabilizar a niños TDAH (hiperactivos) y otras muchas aplicaciones. El Parlamento Europeo recomendó en 2012 su introducción como asignatura.
FIN